DIRECCIÓN

 

Leandro Agirretxe 1,

Guipuzcoa, irun.

CONTACTO

 

Tel: 688 803 202

CORREO ELECTRÓNICO

  • Icono social Instagram

AMOR PROPIO

Todas lo hemos sentido alguna vez en la vida. Los poetas han escrito sobre él, los cantantes le han cantado, y a su alrededor ha crecido toda una industria que lo ha glorificado y mitificado. Pero, ¿qué es realmente el amor?, ¿dónde reside?, ¿qué lo desencadena?, ¿cómo definirlo?

¿Y si buscamos en la RAE su significado?  

  1. m.Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser

  2. m.Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

  3. m.Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

 

Si se une lo subrayado en las 3 definiciones, queda algo como: AMOR, sentimiento que partiendo de nuestra propia insuficiencia, nos completa y entrega a alguien. ¿Acaso cada una de nosotras es insuficiente en su conjunto? ¿Necesitamos a otra persona para completarnos?

Este concepto está tan arraigado en nuestro día a día que se ha convertido en rutina bucear por Tinder en un intento de encontrar a la persona adecuada, como si tratáramos de hacer un pedido a domicilio de nuestra alma gemela. Leemos artículos como “Cinco maneras de saber que le gustas” o “Siete formas de gustarle”, con la esperanza de ser capaces de moldear a una persona para tener una relación con ella.

Pero dónde ha quedado el amor propio? Nos hemos olvidado de nosotras mismas. Invertimos más tiempo en perfeccionar nuestros perfiles de Instagram que en desarrollar nuestra propia personalidad. 

Esto ocurre porque no hemos desarrollado la capacidad para amarnos a nosotras mismas y tendemos a escondernos para evitar hacer frente a esta realidad. Es mucho más fácil ponernos una careta y levantar una muralla de defensa contra nuestra propia vulnerabilidad.

Aunque no lo enseñan en las escuelas, el primer y verdadero amor de todas las personas debería ser el amor por uno mismo. Es la base de la estabilidad emocional que muchos anhelan porque “nadie puede dar de lo que no tiene”.

Así que, en lugar de buscar la media naranja inexistente (porque tú ya eres la naranja completa), o de intentar arreglar a tus parejas para convertirlos en príncipes, procura amar a esa persona que se encuentra todos los días frente al espejo y deja de buscar fuera lo que está adentro.